0

    Tu carrito está vacío

    Cartas De Puño Y Reja | Carolina Calle

    En las cárceles de Colombia, las personas privadas de la libertad tienen derecho arncomunicarse por escrito con el exterior. El reglamento dice que no se estableceránrnlimitaciones en cuanto al número der cartas que puedan escribir, remitir y recibir. Que toda correspondencia que envíen se depositará cerrada en un buzó. Pero... qué pasa si alguien no sabe leer ni escribir?, dónde van las palabras que no se dicen?, dóndernvan esas letras que no se escriben? Una periodista entró a la prisión de mujeres de Medellín a tomar cartas en el asunto: escuchó a un grupo de ellas y escribió 11 cartas de amor por encargo.