0

    Tu carrito está vacío

    En El Café De Los Existencialistas | Sarah Bakewell

    París, 1933: tres amigos están reunidos tomando cócteles de albaricoque en el bar Bec-de-Gaz, en la calle Montparnasse. Son tres jóvenes, Jean-Paul-Sartre, Simone de Beauvoir y Raymond Aron, compañero filósofo que les tienta con un nuevo marco conceptual aparecido en Berlín, la «fenomenología». «¿Sabéis? —les dice— ¡si eres fenomenólogo, puedes hablar de este cóctel y hacer filosofía con él!»
    Esa sencilla frase puso en marcha un nuevo movimiento que inspiró a Sartre a integrar la fenomenología con su propia sensibilidad francesa humanística, y crear un enfoque filosófico completamente nuevo inspirado en los temas de la libertad radical, el ser auténtico y el activismo político. Ese movimiento arrasaría en los clubes de jazz y cafés de la Rive Gauche, y luego llegaría a todo el mundo, cono