0

    Tu carrito está vacío

    Jarrón y otros poemas

    La poesía de Frank Báez dialoga con el territorio fangoso del presente, la melancolía caribeña y la pregunta por la misma escritura. En los poemas se desgajan las obsesiones de quien mira perplejo lo que lo rodea: “La ciudad tiembla al igual /que las manos de un alcohólico”. En los textos se evidencian las percepciones de una Santo Domingo en escombros que se desmorona, no obstante, a partir de esa caída libre, se construye un nuevo relato que permite, también, la risa y la burla de los lugares de enunciación solemnes y catastróficos tan acostumbrados en la poesía Latinoamericana. Con una sintaxis que omite la grandilocuencia los poemas navegan entre referencias a la cultura pop, el mar, la tradición de la poesía de la cual Báez se alimenta, la tristeza tercermundista, el humor y la pregunta por la muerte que asecha todo el tiempo: “Al morir no tendré tiempo de cerrar los ojos”. En el prólogo de este libro el poeta nos muestra sus cartas, una especie de confesión que devela el horizonte en el que se construyeron los textos: «Hace un tiempo me topé con una recopilación de la poesía de Virgilio Piñera donde este escribió una nota que expresa de una manera elegante mi intención con estos primeros poemas. La nota termina de esta manera: “¿Qué justifica esta edición de mis poesías? Pues hacer en vida lo que muerto no podría hacer: ordenar. Dejemos nuestra casa en orden antes de cerrar, por última vez, sus puertas”».