0

    Tu carrito está vacío

    Plegarias del pueblo muerto: El Aro

    Como su autor, el estupendo e incansable Pablo Navarrete, Plegarias del pueblo muerto está dispuesto a todo —desde entrevistar a los fantasmas hasta ser bello, desde reconstruir el horror paso por paso hasta hacer verdadera literatura— para que su recuento de la masacre de El Aro cierre el paso a cualquier infierno por venir”.

    Ricardo Silva Romero

    El 22 de octubre de 1997, se acabaron cuarenta años de vida apacible en El Aro. Ese día comenzó la incursión de un numeroso grupo paramilitar en el territorio de este corregimiento, adscrito al municipio antioqueño de Ituango, que durante varias jornadas asesinó y torturó a civiles inermes, quemó algunas de las sesenta casas del casco urbano, desplazó a cientos de pobladores y se robó miles de cabezas de ganado. Todo en complicidad con miembros de las fuerzas estatales. Por esta masacre la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano. El 30 de noviembre de 2022, veinticinco años después de lo ocurrido, el presidente Gustavo Petro les pidió perdón a las víctimas y a los sobrevivientes.

    En Plegarias del pueblo muerto: El Aro el periodista Pablo Navarrete les da voz a las víctimas y los sobrevivientes, por ellos, dice en una parte del libro, “debía escribir esta historia que es un reconocimiento a sus vidas y una manera de decirles que lo ocurrido está siempre en mi mente. Que no los olvido. Que su dolor también es mío (…) Escribir esta historia fue una experiencia dolorosa, bellísima y transformadora”.